Un despacho o una oficina es un clásico cuando hablamos de habitaciones no utilizadas. Como también lo es la habitación del hijo o hija que se ha emancipado y se le quiere dar un nuevo uso.

Si tienes la suerte de contar con una habitación no destinada al descanso, puedes plantearte configurar una zona de trabajo, o bien, una zona donde puedas descansar y leer un rato.

El primer lugar, quiero destacar que es una gran idea separar trabajo de descanso. Por falta de espacio, somos muchos los que hemos tenido que destinar la misma estancia a diferentes funciones. Es importante tener en cuenta que, en parte, ambos son tremendamente incompatibles, siendo el dormitorio Yin y la oficina Yang.

Imagen de una oficina clásica. Estereotipo contrario al minimalismo.

En este artículo quiero daros algunos tips para configurar vuestra oficina o despacho.

Adecuación del espacio

De qué color debo pintar la oficina

Cuando hemos vaciado la estancia, tenemos que proceder a pintar de un color que nos favorezca. Por ejemplo, si queremos fomentar una alta actividad, recomendaría los tonos rojizos. Los amarillentos también son colores de actividad fuerte. Al naranja se le considera el color del rendimiento. 

A mi por ejemplo, me gusta trabajar en un fondo blanco. Para mi es muy importante la luz, y el blanco me transmite por una parte claridad, por la otra paz y tranquilidad, y además siempre da sensación de profundidad. El blanco hace más grande la estancia.

El color que escojas tendrá mucho que ver con tu personalidad, o tu carta natal. Yo soy “Yang” y ya soy muy activo por naturaleza. No necesito colores cálidos, sino más bien me benefician los colores que me relajan y concentran.

Iluminación en la oficina

La iluminación tiene que ver mucho con el color y la ambientación del cuarto. Mantén bien iluminado el estudio, pues un despacho mal iluminado es sinónimo de poco rendimiento. Atraer prosperidad con una intensa iluminación que te haga despegar.

Por cierto, entre luz artificial y natural, ¡siempre natural! Es decir, abre las cortinas, deja que impregne tu oficinita de luz natural y que el sol llene tu lugar de trabajo de su energía.

Mobiliario

En una oficina, los elementos más importantes son el escritorio y la silla. Deberían ser los dos objetos más valiosos, ya que no vamos a escatimar en el bienestar de nuestro cuerpo. 

Como ya sabemos por otros artículos, las mesas tienen que ser robustas, y a poder ser de madera. Por su parte, las sillas deben ser de oficina y con un buen respaldo que sujete bien tu espalda. 

Las mesas, a poder ser, siempre de madera y con base robusta.

Feng Shui en la oficina

Aunque es recomendable no recargar el ambiente, se puede añadir algún elemento decorativo que de vida y estimule nuestra actividad. Por ejemplo, una fuente con agua circulando. Nunca una fuente con agua estancada, sino que circule. Que fluya la energía, que permita que entren nuevas oportunidades y llegue el dinero. ¡Ojo! Igual que llega el dinero, existe la posibilidad y la amenaza que se vaya. Ten en cuenta este principio siempre que quieras atraer la prosperidad y el dinero mediante una fuente. Si hace falta consulta con un profesional. ¡Podemos ayudarte!

También puedes decorar tu oficina con una planta interior, que con la luz de la ventana y la fuente, pueden dar mucha vida y aire fresco a tu despacho.

Puedes añadir una plantita a tu oficina. Recuerda que mejor si es como la de la foto, de hojas redondeadas.

 

Como habéis visto, es muy sencillo configurar vuestro despacho. Si tenéis un cuarto lleno de trastos y sin sacarle partido, no lo dudéis y dadle una función. ¡Quién sabe si será el comienzo de una nueva etapa llena de prosperidad y éxitos!

2 comentarios de “Configura tu oficina Feng Shui

  1. Jesus Madero dice:

    Muchas gracias por este artículo y compartir esta buena información, venia de leer un artículo similar y es bueno encontrar uno en español.

    Comparto su blog, muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *