¡Todo funciona bien!

Cuando se trata de Feng Shui, que todos tus enseres y tus objetos se encuentren en buen estado es un hecho que tiene importancia. Más de la que puedas creer a simple vista. Esta filosofía de vida quiere que todo lo que hay en tu casa esté armonizado, que cumpla su función y por ende que tú también estés bien, sintiéndote en plena armonía con tu entorno. Porque tal como nos dice la ley del espejo “como es afuera es adentro” y viceversa, ya que somos un reflejo del ambiente en el que nos encontramos.

Relojes que funcionen correctamente

Los relojes que hay en tu casa deben encontrarse en un correcto estado de funcionamiento. Evita dejar pendiente para mañana ese arreglo, cambia la pila si es necesario, pinta o restaura el reloj si te apetece y puedes hacerlo, y en última instancia opta por desechar este objeto si así lo ves necesario. Pero sobretodo no dejes un reloj roto, con desperfectos o bien parado en tu hogar. Porque en tu casa quieres que todo marche bien, no queremos que la energía quede estancada, sino que fluya constantemente.

Los relojes tienen que funcionar bien. ¿Te acuerdas cuando tenías ese reloj despertador sin cambiar la hora o sin ponerle una pila nueva? Está bien que lo hayas sustituido por el teléfono móvil, pero si lo vas a mantener en tu vida, ¡tiene que funcionar!

Bombillas en buen estado de funcionamiento

Las bombillas tienen que funcionar bien, no dejes una lámpara con una bombilla fundida o que parpadee. Tampoco son buenos los espacios con luz tenebrosa y oscura, pues crean un ambiente demasiado Yin. Debes tener en cuenta que una buena luz hace que un espacio cobre vida en un abrir y cerrar de ojos. Ahora sabiendo esto, ¿me prometes que no serás rezagado en el momento en el que toque hacer cambio de bombilla?

Las bombillas tienen que estar en perfecto funcionamiento, y aunque seas muy cool y te guste el toque vintage… Procura no tener luces tenues y pobres. No vale la pena.

¡Tienes el poder en tus manos!

Pasar de un espacio regular a un ambiente armonizado será ahora mucho más fácil con estos sencillos consejos que te acabo de dar. Recuerda que el poder siempre está en tus manos, que la llave que abre la puerta de un hogar feliz ha estado en todo momento en tu bolsillo, simplemente era que quizás aún no lo sabías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *