¿Qué es la Turmalina?

La turmalina forma parte del grupo de los minerales conocidos como silicatos o de la clase VIII. Se trata de una variedad mineral con mucha historia, pues hace ya más de 2300 años llamó la atención del filósofo Teofrasto a la que llamaba “lyngurion”. Él se sintió atraído por sus cualidades piroeléctricas, pues cuando era calentada podía atraer a la paja, la ceniza o pequeños trozos de madera.  Entre nosotros, la más popular es la turmalina negra, que también se la conoce como chorlo y es un protector de energías negativas. Pero realmente la piedra turmalina puede presentarse prácticamente en todos los colores. Hay turmalina negra, turmalina verde, turmalina rosa, turmalina azul, turmalina roja, la incolora y la gama de marrones.

Turmalina: Propiedades

La turmalina tiene propiedades energéticas sanadoras y esto hace que ancestralmente se haya usado con el fin de proteger. Se trata de una piedra que limpia y purifica la energía, de modo que transforma la densidad energética en ligereza. Este mineral además tiene propiedades sanadoras a nivel mental, siendo capaz de cambiar los pensamientos negativos hacia positivos. Así que es una buena compañera en procesos psicológicos evolutivos que nos lleven a una mayor comprensión de nosotros mismos y a una mayor autoestima.

Turmalina: Propiedades curativas

Sus múltiples cualidades terapéuticas hacen que esta piedra se use mucho para curar, es muy habitual. Se suele utilizar para eliminar las energías negativas, eliminar el estrés y además para equilibrar los chakras. Es un tipo de mineral que es conocido por otorgar muy buena suerte a la persona que lo lleve o que lo tenga siempre cerca. Así que es un fantástico amuleto de la suerte y también bueno para atraer el amor a tu vida. De forma que si estás pensando en hacerte con una joya o piedra de la buena fortuna comprar turmalina es una buena opción sin duda alguna. Otra de las fabulosas propiedades de esta piedra es su capacidad para alejar las plagas en las plantas. Una buena opción es enterrar una piedra de turmalina junto a la planta o árbol que queremos proteger. Este mineral hará que la planta crezca sana y fuerte, eliminando posibles plagas con su gran energía positiva.

La Turmalina y el Feng Shui

Después de contaros los múltiples beneficios de este mineral seguramente habréis pensado en poner una de estas piedras en vuestro hogar. Y la verdad es que es una muy buena idea. El Feng Shui busca precisamente cazar el buen qi (energía) y en espacios donde necesitamos equilibrar el flujo energético es bueno poner una de estas piedras para transmutar cualquier tipo de desajuste que pueda existir. Así que os animo a usar la turmalina como una aliada en vuestro hogar, pues es una perfecta compañera que nos trae muchísimos beneficios y además protege a nuestra casa y a los que habitan en ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *